La identidad rosarina, ciudad natal del crack y del nuevo entrenador, crece y refuerza la figura de la ‘Pulga’ en el vestuario catalán.‘Tata’ Martino en Barcelona: ¿Cuánto influyó Messi en la llegada del DT?

EL PODER MESSI
El discurso breve y plano de Messi puede llamar a engaño: diciendo poco en público, pero usando bastante el teclado de su teléfono móvil y enviando mensajes a través de gestos que a veces necesitarían de un ‘kremlinólogo’ para ser interpretados, el argentino manda cada vez más en el Barcelona, donde es desde hace años la medida de todas las cosas. Que su hermano Matías confirmara el lunes el fichaje de Martino, un día antes que el club, da una idea del poder ‘messiánico’.

¿Y BIELSA?
Una opción del presidente Sandro Rosell era apostar por un Luis Enrique de gran amistad con Guardiola, pero también con el veterano Carles Puyol, capitán del Barza. Un hombre del riñón azulgrana que llegó a jugar junto a Xavi, pero que cuando dejó de ser entrenador de la Roma se fue peleado con Francesco Totti, el ‘Messi’ del equipo italiano.

¿Y Marcelo Bielsa, el hombre que le da nombre al estadio de Newell’s, en el que una de las tribunas fue bautizada como “Gerardo Martino”? Desaconsejable para los Messi —y por lo tanto para el Barcelona—, porque los términos ‘Bielsa’ y “flexibilidad” no congenian.

Y Messi le requiere mucha flexibilidad a sus entrenadores, un intenso ejercicio diario de persuasión, paciencia oriental y dotes para descifrar sus silencios, sus medias palabras, sus actitudes. Cuando lo logran, el rey de ‘Little Rosario’ les paga con actuaciones de ensueño, con goles, con títulos. Un acuerdo tácito al que resulta difícil negarse.